El Camino me mejor amigo

sábado, 31 de diciembre de 2011

Estimado amigo:
     no creas que mi silencio cartujo de tantos meses sin mandarte cuatro letras viene dado por alguna interferencia guadañera, ni por algún drama sangrante, no amigo, quizás ande mas pensativo de lo normal con esta dichosa bomba coronaria a la que le llega alimento por los seis muelles que me colocaron.

     Solo espero desgranarte en este próximo 2012, acontecimientos raros de este puto año que se nos va con tanta farándula mercantilista y en el que los ricos han demostrado que no les interesa el estado del bienestar de los demás, pues ellos ya lo tienen.

     Aunque te voy a hablar de lo bueno que me ha pasado este año, no puedo dejar de decirte que en este Jaén provinciano todavia se apuesta por lo vacío, se arriesga en lo insustancial, se reta en lo etéreo y se emplaza a una difusa humareda con un futuro desconocido y poco prometedor. No son para este pueblo grande dias de vino y rosas, ni momentos de huidas cuando llega el vendaval de la guillotina, ni periodo de cirios con llanteras y crujir de dientes. Una vez te lei que "el capote de las palabras no ocultaba la evidencia de los hechos", joder Arévalo que punteria, a ti no te quitaban la diana cuando tirabas el dardo.

     ¿ Que si me pregunto por como irán las cosas en el 2012 ?, pues claro y ya he pensado y repensado las múltiples enmiendas y rectificaciones que se deben hacer para que "el tema se entone", pero ya sabes que no soy pitoniso, ni tengo ruleta, ni jaculatorias del sácame que me ahogo, ni oraciones para imposibles ajustes, después de darle tanto al pensamiento me escondo en mis historias del camino y las muestro como algo gordo y de gran meneo, donde te da tiempo mas que suficiente para mirar la naturaleza, mirar a los que te rodean y mirarte a ti mismo sin necesidad de autoinmolarse.

      En el Camino he encontrado mi mayor amistad, y como bien sabes, un amigo es quien te ayuda y no quien te compadece. En él he encontrado a raudales esfuerzos que parecen milagros, en el Camino abundan gentes hundidas que han encontrado el sitio justo para ser valientes y sensatos y poner de una vez por todas coto y freno a las muchas mentiras de la vida y sobretodo de la sociedad. En el Camino no hay castillos en el aire ni pobres en la puerta de la iglesia esperando a los santificados señoritos. En el Camino te encuentras a gente que te escucha o te ves en un momentos que tú escuchas a la gente. En el Camino no te encuentras a nada ni a nadie que te aburra, o que te moleste, porque tienes siempre ese momento que esperabas, a veces íntimo y místico o a veces tumultuoso y menos contemplativo.

     No sé si te aburro, pero es que en esto del Camino he terminado de encontrar honestidad en el romero, he hallado esmero en el caminante, me he tropezado con el mimo del peregrino, siento el afecto personal del viajero y siento su ayuda y su cariño y su apego. En el Camino amigo no hay selva de números, ni batuta de maestros, ni saldo de lamentos, ni rugientes marabuntas, ni zorros hambrientos, en el Camino he encontrado sentido práctico, amor, hermosura, pasión y sin ningún vendaje preventivo mucha AMISTAD, de la buena de verdad.

     Y esto estimado amigo es lo que voy a seguir buscando este próximo 2012 junto con mi Tormento, sin ningún tipo de cursillo de ciudadanía y con la libertad de expresión mas importante, que es la que sale del alma y del corazón.

     No te canso mas, no tardaré en hablarte de tu RJ, ni del artefacto millonario que sigue encerrado en sus cocheras, ni de otras historias que te harian poner los pelos como escarpias, hoy de buen rollo quiero acabar y empezar con lo que mas gusta.

     Feliz 2012 y BUEN CAMINO.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada